Camparines, poemas y canciones
RETAZOS DE POESÍA

¿Que no escriba, decís, o que no viva?
Haced vos con mi amor que yo no sienta
que yo haré con mi pluma que no escriba.


Lope de Vega
GOTERAS

Ahora, que no tengo los pies en el suelo,
me vienes tú con historias de celos.
No sé a qué cuernos viene eso,
de lo mucho o poco que te quiero.
Si no es gran molestia, te esperas,
que tienes que sujetarme la escalera.
Tiene gracia la pregunta, a estas alturas,
y con el tejado lleno de goteras...

Las hay grandes y las hay pequeñas;
goteras
anchas de cadera
y las que tienen anorexia;
goteras
que parecen de mentira,
y las que son de verdad de la buena.

Hay goteras
a calderaos,
y goteras
que suenan a chino,
goteras
de ojos rasgaos,
y las que no palpo ni veo
pero que me imagino.

Goteras
con galones
y bastón de mando;
goteras
a montones,
por todos lados.
Goteras
de negros hispanos,
goteras
de niños soldados;
goteras
tipo miliciano,
goteras
con traje
incoloro de camuflaje.
Goteras
no carentes de estrategia
que atacan por los flancos.
Goteras
espías,
goteras
kamikace,
de frente, derechas al blanco.
Goteras
en cuclillas
escondidas en los canalones
expertas en guerra de guerrillas.
Goteras
por doquier,
goteras
asesinas,
goteras
valientes...
y no te creas
que quiero ir de héroe.

Hay goteras
donde la antena,
por eso se intercambian los canales
y el Don Juan se fue con Julieta.
Y, cerca de la chimenea,
donde por Navidad Papá Noel
marca su territorio y nos mea.
No faltan junto a la clarabolla,
pequeñas gotitas que brotan...
(verso vacío para que tú lo pongas)
Y goteras
promíscuas...
Luego vas tú y te quejas
que en esta casa no se folla ni por Pascua;
Mira, nunca has visto follar a dos tejas...?

Hay goteras
aún con las maletas hechas,
puestas de patitas en la calle,
y goteras
que siempre fueron nuestras.
Goteras
de pájaros de mal agüero
que dejaron aquí su chiringuito
y el tejado lleno de agujeros.
Goteras
que me ven cara de idiota.
Mira, no me estás viendo por ésta...?
Y goteras
a las que les doy pena.

Goteras
que hacen crecer bonitas flores,
goteras
que sacan la mierda a flote.
Goteras
que agachan la cabeza,
cabizbajas, llenas de humildad.
Y goteras
que te miran de cerca
con cierto aire de superioridad.
Goteras
que me tienen en alta estima,
goteras
que de grotesco les doy grima.
No faltan para las que soy un payaso,
y para las que soy, simplemente el malo.

Goteras
que no se mojan,
goteras
muy majas ellas.

Goteras
con el agua al cuello,
goteras
que no dan un palo al agua.
Goteras
que están de gorra,
que no pagan el alquiler;
goteras
que al acabar el mes
se transforman en zorras,
y al final, como las otras.

Goteras
con incontinencia,
que padecen de la próstata,
goteras
que hacen equilibrio,
goteras
que son tontas,
goteras
que me tiran los tejos,
goteras
que me dan respigos.

Goteras
que son sólo de paso,
goteras
que el tiempo amamantó,
goteras
de siempre, de ayer y hoy,
y goteras
para las que no encuentro razón.

Goteras
que se ven a una legua,
goteras
que no se ven ni de cerca,
goteras
que te sacan la lengua,
goteras
de quita y pon,
goteras
de quitarse el sombrero,
goteras
que parecen que no son.

Goteras
de altura y bajos vuelos,
goteras
de los idus de marzo,
goteras
de lágrimas de amor,
goteras
que se hicieron llanto,
goteras
que quisieron llegar a tu playa,
goteras
que trajo la tormenta,
goteras
de soñar con traerte el mar.



Enviar poema/ Páginas amigas/ Certámenes/ Principal/



© Copyright .Queda totalmente prohibida la publicación o utilización de las obras aquí expuestas sin el consentimiento previo de sus respectivos autores. - 2004 - 2012