Camparines, poemas y canciones
RETAZOS DE POESÍA

¿Cómo decirte hombre
que no te necesito?
No puedo cantar a la liberación femenina
si no te canto
y te invito a descubrir liberaciones conmigo.


    Gioconda Belli
A LA SOMBRA DE UNAS FALDAS

 

De unas faldas, no me turba ni perturba,
estar a su sombra, bajo la espesura...
No hallaré metas más altas de miras,
también os digo, tan resbaladizas...
Santa Lucía me conserve la vista.

Jarroncito me siento, de porcelana,
jarroncito pero con buena panza;
yo llevo la casa, y una colombiana,
para más señas, feminista a ultranza.

Afuera, los machitos se desgañitan...
madrugan, curran, trepan, me fardan,
con que son el pater familias;
no, no les mantienen unas faldas...

Yo, tirado mando en mano, a la bartola,
con gusto degusto hasta la sopa boba.
Me paso el día de peluquería y de compras,
tengo armarios y cajones de sobra.

Allá ellos y sus perjuicios,
yo, en la camita calentito;
en el bolsillo la tarjeta de crédito
con la que me pago todos los vicios.

De media mañana, a casa Herminio,
que les toca la hora del pincho,
comparto cafetito con los amigos.
Luego, ellos al tajo, yo a lo mío...

Me pillo pan y fruta, que es muy sana,
y de vuelta a casa, que no haya queja,
para ganarme las lentejas, nada me cuesta,
darle caña a la colombiana.

Una siestita, bien merecida,
que por la tarde, tengo partida,
café, copa, farias, hasta las tantas,
y a darle el resto a la colombiana...

Vaya día de perros, cariño...
los niños en la camita con los angelitos,
qué tal te ha ido por la oficina...
de cena tienes patatas fritas;

Hoy te veo, pero que muy coqueta...
es un delito levantarme de la silla,
pero enseguidita te frío unas croquetas;
ah, la colombiana, una maravilla.



Enviar poema/ Páginas amigas/ Certámenes/ Principal/



© Copyright .Queda totalmente prohibida la publicación o utilización de las obras aquí expuestas sin el consentimiento previo de sus respectivos autores. - 2004 - 2012