Camparines, poemas y canciones
RETAZOS DE POESÍA

Y volver a sentir en nuestra mano,
aquel latido de la mano buena
de nuestra madre... Y caminar en sueños
por amor de la mano que nos lleva.


Antonio Machado
ENFANT TERRIBLE

 

Se me apalancaron por la cara dos granos de pus,
vamos contigo, dijeron, y me acompañaron al bus.
Con corazón de gominola se quedaron a la puerta
unas llaves de caramelo sabor a despedida por fuera.

En el muelle de la inocencia cargaba Popeye su petate;
Calimero descubrió, cáscaras, que se hacia grande;
En regazo Toro Sentado contar a Flor de Azabache,
el humo, la polución de Nueva York, como Fort Apache.
Ninguno de tus héroes ha muerto con las botas puestas...
dijo un ratoncito en pantalón corto detrás de la puerta.

No hay vuelta atrás al país de nunca jamás, comprendí
al alzar el vuelo la paloma del enfant terrible.

Dieron las doce en su punto en mi reloj de gladiadores,
minuto a minuto el tiempo corre, "malditos roedores..."
De mala leche el amigo del malo sisa sin su flequillo,
el último diente a Pixie y Dixie de mi exín castillos.
Que chunga tu postrera aventura, mi Capitán Trueno,
me he quedado sin pelota de trapo, sin buenos ni malos;
como digo a Vickie el vikingo que no estoy entusiasmado.
Descalzo, sin sandalias ni sombrero, me saludó el verano.

No hay vuelta atrás al país de nunca jamás, comprendí
al alzar el vuelo la paloma del enfant terrible.

Morfeo se me columpiaba y dos gramos de morfina me fio,
que siempre había estado despierto, me lo dijo un reloj.
Mi primer regalo, una flor por encargo a cargo de Baudelaire,
el mal y el bien en pétalos de plástico de un todo a cien.
De la primera zancadilla me acuerdo porque estaba de pie;
También de la putita que a regañadientes me birló un francés.

Desde la ventana hacia dentro, miro por el cristal,
dudan mis dedos donde depositar este voto de castidad.
Dos urnas en la mesa, en la manga, el comodín de la tristeza...
El presente hijo de puta y el pasado, el muy jodido pesa.
Festín de garrapatas con babero, dulce y amarga inocencia,
heridas que nunca lo fueron, supuran ahora en la conciencia.

No hay vuelta atrás al país de nunca jamás, comprendí
al alzar el vuelo la paloma del enfant terrible. 


Enviar poema/ Páginas amigas/ Certámenes/ Principal/



© Copyright .Queda totalmente prohibida la publicación o utilización de las obras aquí expuestas sin el consentimiento previo de sus respectivos autores. - 2004 - 2012